La demanda de talento legal va en aumento en cualquier compañía actual, ya que la inevitable flexibilidad que nuestra época nos exige se suma a la dificultad de contratar a tiempo completo profesionales para entrar en la plantilla de la empresa. Además, el talento legal debe venir con la persona, que necesita tener una formación específica y saber afrontar los problemas que va a solucionar en la empresa que pide sus servicios. La figura perfecta ya existe y está en auge, siendo los consultores legales independientes la pieza fundamental para gran número de compañías. La mejor manera de contar con talento legal sin tener que crearlo.

Talento legal independiente como solución

Existe una presión de crear equipos con una relación coste-efectividad altos. Esto significa que muchos de estos equipos trabajan a menudo al límite de su capacidad. El mayor inconveniente aparece en el momento en el que es necesario cubrir vacaciones o bajas. Si el equipo es muy justo, incluso puede haber problemas con ausencias puntuales de trabajadores. La presión entonces aumenta. Y aquí es donde aparece la figura que salvará la solución: los consultores legales.

El talento legal independiente es la salvación perfecta para esta situación cada vez más típica. Ante estas ausencias o simplemente para cubrir vacaciones, contratar a una persona para el puesto específico es arriesgado. Las empresas no pueden arriesgarse a traer a la persona equivocada al equipo. Además, en el tiempo que tardará en adaptarse ya estará de vuelta el propietario de ese puesto. Por eso el talento legal independiente llega como la solución perfecta, llegando con unos conocimientos integrales y solucionando el problema sin buscar ser un trabajador permanente. Su trabajo es adaptarse al proyecto que se le presente, dando su asesoramiento especializado de manera temporal.

Los consultores legales cuentan con una gran formación y gran experiencia en un variado rango de ámbitos, pudiendo de esta manera cubrir un puesto que de otra manera necesitaría de varios profesionales. Los consultores legales ofrecen desde apoyo jurídico básico hasta la gestión de grandes operaciones legales, pasando por cualquier otro aspecto necesario que pueda aparecer.

Estos profesionales añaden un valor muy importante a cualquier compañía, destacando la adaptabilidad que inherentemente se asocia a su cargo. Están acostumbrados a trabajar con diferentes sistemas, procesos y ambientes de trabajo, por lo que su adaptabilidad está asegurada. Su mayor ventaja es, además, que están acostumbrados a trabajar bajo presión.

Creciente necesidad de flexibilidad

Tanto la situación mundial actual, como la deriva general que el mundo digital ha creado en los modelos de negocio, adaptarse es una necesidad. El trabajo en remoto y la atención cercana a través de la pantalla se han vuelto inevitables compañeros de las grandes empresas (y de las no tan grandes). Los últimos años han sido un período de adaptación a la era digital que ha venido para revolucionar el mundo de los negocios y para quedarse. En el plano jurídico también.

El acceso a grandes fuentes de información jurídica, así como a profesionales con talento legal, se ha vuelto un requisito fundamental para cualquier empresa exitosa. Y los consultores legales independientes han conseguido convertirse en esa pieza cada vez más fundamental para todos los equipos.

La flexibilidad se ha convertido en la nueva meta a alcanzar para muchos a nivel personal, pero también una necesidad para la mayoría de empresas, que han tenido que ir adaptándose a las circunstancias que les han ido llegando. Actualmente, la flexibilidad es lo que se busca. Y el talento legal independiente facilita esta flexibilidad dando gran cantidad de soluciones. Seguirá cobrando más importancia en la medida en la que los presupuestos continúen ajustándose, se congelen las contrataciones y se siga demandando entregar más por menos.

Más sobre los consultores legales independientes

Los juristas que optan por dedicar su carrera profesional a la consultoría legal simplemente eligen un camino diferente del elegido por los abogados que tradicionalmente vemos con una posición a tiempo completo en un despacho de abogados. Eligen la flexibilidad y el control, así como la variedad del trabajo. Como hemos indicado, la profesión de los consultores legales es una que abarca desde el asesoramiento jurídico más básico hasta importantes tareas de gestión. Por ello, los consultores legales independientes desempeñan su trabajo con ambición, creando un nuevo camino alternativo en el mundo legal. Llenándolo de talento.

Además, al pertenecer por su parte a una plataforma, tendrán colaboradores, grupos de práctica, conocimientos, otros servicios de apoyo y recursos de know-how. De esta manera, los profesionales independientes no llegan a las empresas de manera completamente independiente, sino que lo hacen con un gran respaldo y apoyo para que el profesional lo sea cada día más.
Desde Attolón creemos en la necesidad de adaptación del mundo jurídico a la nueva realidad, buscando cubrir estas necesidades, al mismo tiempo que damos cabida a una renovación de las aspiraciones de los nuevos juristas. Por eso somos una plataforma tecnológica de servicios jurídicos a empresas con abogados de primer nivel. Nosotros nos encargamos de crear y asegurarnos de la existencia del talento, poniéndolo a disposición de las empresas que lo puedan necesitar.

Cada vez las compañías son más conscientes de que contar con, al menos, un project manager para gestionar proyectos es clave para el éxito de los mismos. Esta figura ha ido ganando relevancia en todos los campos a lo largo de los últimos años y el Sector Jurídico no es una excepción. Planificar adecuadamente un proyecto es casi más importante que la idea del proyecto en sí, por eso los project managers serán indispensables. Pero, ¿cuáles son sus funciones y qué ventajas aportan realmente?

Legal Project Management

El Legal Project Management consiste en aplicar aquellos conocimientos, técnicas y habilidades el Project Management o gestión de proyectos tradicional a la práctica legal.

De esta manera se logran adaptar técnicas de gestión de proyectos al Sector Jurídico, logrando así reducir tiempos y costes del servicio. Además, mejora la comunicación con el cliente y aumenta significativamente la calidad del trabajo jurídico.

La base se encuentra en la planificación, supervisión y revisión del proyecto. Y el project manager será la persona responsable de todas esas funciones.

Qué es un project manager

El project manager es la persona encargada de velar por el cumplimiento de un determinado proyecto a todos los niveles. Su gestión va desde la adaptación de los presupuestos a la motivación del personal pasando por la valoración de los riesgos. Es una persona que aporta un valor añadido a cualquier proyecto velando por el mismo en su integridad.

Si hay algo más importante que sacar adelante proyectos, es hacerlo de manera planificada y organizada. Una persona al frente con la visión adecuada y las habilidades necesarias será vital.

Formación y habilidades que debe tener un project manager

Desde hace algún tiempo se ha ido desarrollando esta figura y existen diferentes formaciones específicas para desempeñar este puesto. Lo más normal es que la persona en cuestión tenga conocimientos de gestión y económicos, así como un mínimo de conocimientos sobre el sector concreto en el que va a trabajar. En este caso, conocimientos jurídicos. Si bien es cierto que esto último no es lo más importante en la figura de un project manager, que es un perfil más gestor y organizativo que técnico. El equipo deberá contar con personas con un perfil mucho más técnico que sirvan de apoyo al project manager.

La formación y habilidades deben capacitar al project manager para ser un profesional muy organizado, buen comunicador y también para gestionar tiempos y recursos de la manera más óptima para el proyecto.

Además, será indispensable que el project manager tenga una gran capacidad para el trabajo en equipo y cumplir una función de facilitador. Una de sus tareas más importantes será la gestión y motivación del resto de trabajadores. Es necesaria una figura de cohesión que transmita confianza y entusiasmo por el trabajo, especialmente ante grandes equipos.

Funciones del project manager

Una vez expuestas las habilidades que un project manager debe reunir, sus tareas parecen encajar a la perfección con estas exigencias del puesto. Algunas de sus funciones más importantes serán:

Ventajas de contar con un project manager

Beneficiarse de la figura del project manager será la manera más sencilla de tener un proyecto completamente bajo control: en una misma persona se aúna la organización, la gestión del equipo, el control de calidad, la toma de decisiones alternativas ante problemas sobrevenidos… Además, a la hora de dar cuentas del proyecto no habrá problema para recabar la información necesaria porque las funciones del project manager recogen toda la información que cualquier empresa podría querer recabar de un proyecto concreto.

Además, contando con un project manager competente y de confianza, se reducen o simplemente desaparecen muchas de las malas praxis que a veces pueden perderse en el entramado de los trabajadores en una empresa muy grande. Es una herramienta de compliance en sí misma. En estos proyectos hay una persona velando continuamente por el correcto funcionamiento del mismo, así como de los valores de la empresa en concreto.
La figura de los project manager no apareció oficialmente hasta hace unas décadas, pero es una realidad que ha formado parte de los proyectos desde hace mucho más y se puede extrapolar a cualquier sector. Lleva de manera profesionalizada en el Sector Jurídico poco más de una década y son notables los beneficios que contar con esta figura trae a los proyectos.

ALSP (Alternative Legal Service Providers) is an acronym increasingly heard in the field of legal services. This is due to the profound transformation that the legal sector is undergoing, prompting service providers to explore more efficient ways to meet market needs.

The current challenges of legal services

Today's economy can be defined as unstable. Disruptive companies are changing market rules every few years, and the digital economy impacts companies' cost structures so deeply that it is not viable to stick to traditional models.

These constant transformations push the Legislative Powers of all States (including international or transnational) to adapt the regulatory framework to the new risks and opportunities. But legal changes always lag behind market evolution, so the result is an expansion (in number and complexity) of the regulatory framework applicable to different sectors, which is incapable,  despite its growth, of responding to novel situations created by the economic and digital activity.

As a result, legal services evolve at a frenzied pace:

As a result, industry operators are changing the way they provide legal services. These pioneers are known as “non-traditional law firms” or ALSPs.

Definition: What are ALSPs?

ALSPs (Alternative Legal Services Providers) are operators of the legal sector that provide legal services from a different position than the traditional one. Alert to the evolution of the digital economy and the new needs of the market, they are committed to a more agile methodology, a closer relationship with the client and the intensive use of technologies that facilitate their work.

Hence, these are not traditional offices. ALSPs approach the provision of legal services from a versatile prism:

ALSP Examples

Among the most common features of current ALSPs we find:

Staffing or project work

Our task at Attolon, as ALSP, is to offer new possibilities for contracting legal services. We are framed within the concept of staffing or project work, forming customized legal teams adapted to our client's needs.

Custom work teams design offers flexibility to the client, liberating him from the structure of their own legal department or the traditional law firm hired so far.

It is, in short, a new way of approaching the provision of legal services. At Attolon, we do not believe in monolithic departments or systems in which performance or profitability cannot be evaluated nor corrected.As ASLP, we provide adaptable and customized teams in tune with our client's goals. We provide highly professional advice even if the client's goals change over time. All this without the costs and limitations of traditional consulting. Do you want to try the legal services of the future?

logo attolon

Contacto

Avda. Josep Tarradellas, 123,
6ª planta, Barcelona
info@attolonlaw.com
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram