¿Qué son los ALSP? Los Alternative Legal Service Providers?

ALSP (Alternative Legal Service Providers) son unas siglas cada vez más escuchadas en el ámbito de los servicios jurídicos. Esto se debe a la profunda transformación que está experimentando el sector legal, dando pie a que los proveedores de servicios exploren formas más eficientes de resolver las necesidades del mercado.

Los retos actuales de los servicios jurídicos

La economía actual puede definirse como turbulenta. Las empresas disruptivas son capaces de cambiar las reglas de mercado cada pocos años y la economía digital ha impactado tan profundamente en las estructuras de costes de las empresas que no es viable aferrarse a modelos tradicionales.

Estas transformaciones rápidas empujan a los Poderes Legislativos de todos los Estados (y también a aquellos internacionales o transnacionales) a adaptar el marco normativo a los nuevos riesgos y oportunidades. Pero los cambios legales siembre avanzan al rebufo de la evolución de mercado, por lo que el resultado es una expansión (en número y complejidad) del marco regulatorio aplicable a diferentes sectores, que pese a su crecimiento es incapaz de dar respuesta a las novedosas situaciones creadas por la actividad económica y digital.

En consecuencia, los servicios jurídicos están evolucionando a un ritmo vertiginoso:

  • Áreas que hasta hace pocos años ni siquiera existían están ocupando las principales tasas de crecimiento del sector (como el compliance).
  • Los grandes clientes necesitan que sus proveedores de servicios legales sean más proactivos y controlen herramientas no estrictamente vinculadas al conocimiento legal. Destacan en este sentido el uso de la tecnología o las habilidades de gestión empresarial.
  • Además, el consumidor de servicios jurídicos exige una política de precios transparente, basada en el valor aportado por el proveedor.

Como consecuencia, los operadores del sector han empezado a cambiar el modo en que prestan servicios jurídicos. A estos pioneros se los conoce como “despachos no tradicionales” o ALSP.

Definición: ¿qué son los ALSP?

Los ALSP (Alternative Legal Services Providers) son operadores del sector jurídico que prestan servicios legales desde una posición diferente a la tradicional. Atentos a la evolución de la economía digital y a las nuevas necesidades del mercado, apuestan por una metodología más ágil, una relación más cercana con el cliente y el uso intensivo de tecnologías que facilitan su trabajo.

No se trata, por tanto, de despachos tradicionales. Los ALSP abordan la prestación de los servicios legales desde un prisma versátil:

  • Suelen trabajar con profesionales adscritos de forma elástica a su estructura. De este modo, al confiarles tareas complejas o especializadas no quedan vinculados a la tradicional firma jurídica, sino que pueden configurar equipos ad hoc que se adapten mejor a las necesidades del asunto.
  • En el caso de tareas estandarizables, pueden gestionarlas a través de herramientas digitales, que ahorran tiempo y reducen el error humano. Estas tareas pueden estar supervisadas por un profesional cualificado para garantizar su precisión.
  • Además, incorporan profesionales con perfiles no estrictamente jurídicos, que pueden apoyar otras áreas como la obtención de financiación, la realización de estudios de mercado y prospecciones, la selección de personal…
  • Todo ello permite flexibilizar la estructura de costes, por lo que no solo ofrecen un servicio más técnico y racionalizado, sino que consiguen reducir los honorarios y gastos a los que debe hacer frente el cliente y tasarlos por anticipado, ofreciendo precios cerrados y asequibles.

Ejemplos de ALSP

Entre las prestaciones más comunes de los ALSP actuales encontramos:

  • Managed Services. Permiten la subcontratación o externalización de determinadas funciones o procesos. De este modo, la empresa principal optimiza sus gastos, accediendo a servicios altamente especializados y dotados con un personal, software e instrumentos que normalmente no podría adquirir con sus recursos.
  • Legal Process Outsourcers. Permiten externalizar el departamento jurídico de la empresa, ofreciéndole las mismas prestaciones que si contara con un departamento in house pero de forma más económica y flexible.
  • Firmas auditoras. Ofrecen servicios de auditoría alto nivel, desligándolos de los despachos tradicionales para que cualquier empresa pueda permitírselos.
  • Contratación o staffing. Gestionan recursos humanos, permitiendo la cobertura de necesidades puntuales, abordar proyectos específicos o la localización de perfiles altamente especializados.
  • Prestador de servicios de legal interim management. Integran colaboradores altamente experimentados en la organización de la empresa, cubriendo bajas, picos de trabajo u otras necesidades transitorias.
  • Prestador de servicios de legaltech. Desarrollan e implementan soluciones digitales para optimizar la operativa del despacho o la empresa, agilizando y optimizando resultados al tiempo que reducen costes.
  • Contract Management. Auditan, preparan, interpretan, defienden y ejecutan contratos, garantizando la seguridad jurídica de la empresa y evitando, en muchas ocasiones, el recurso a los Tribunales.

El staffing o trabajo por proyectos

Nuestra tarea en Attolon, como ALSP, es ofrecer nuevas posibilidades para la contratación de servicios jurídicos. Nos enmarcamos en el concepto de staffing o trabajo por proyectos, configurando equipos legales a medida para adaptarnos íntegramente a las necesidades de nuestros clientes.

El diseño de equipos de trabajo a medida ofrece flexibilidad al cliente, que ya no queda atado a la estructura de su propio departamento jurídico o de la firma de abogados tradicional que haya contratado hasta el momento.

  • Nos encargamos de crear un departamento jurídico especializado y capaz de adaptarse a las necesidades puntuales del cliente, logrando un ahorro de hasta el 40% en su estructura de costes, evitando la contratación fija y ofreciendo una política de precios transparente y racionalizada.
  • Para ello estudiamos y planificamos, con la participación del cliente, cuál es el mejor modo de alcanzar sus objetivos. Por supuesto, este proceso está acompañado de etapas de evaluación del desempeño y control de calidad.
  • En pocos días podemos tener configurado un equipo de profesionales que reúna los perfiles que necesita el cliente en ese momento. Y si en el futuro varían sus necesidades u objetivos se puede replantear al equipo para volver a alinearlo con sus intereses.

Se trata, en definitiva, de una nueva forma de enfocar la provisión de servicios legales. En Attolon no creemos en departamentos monolíticos ni en sistemas cuyo rendimiento o rentabilidad no se pueda evaluar y, en su caso, corregir.

Como ASLP ofrecemos equipos flexibles y a medida, que ofrezcan respuestas altamente especializadas, alineadas con las metas del cliente (incluso en el caso de que estas varíen con el tiempo) y, además, que permitan evitar los costes y limitaciones de la asesoría tradicional. ¿Quieres probar los servicios legales del futuro?

Contacta con nosotros

    logo attolon

    Contacto

    Avda. Josep Tarradellas, 123,
    6ª planta, Barcelona
    info@attolonlaw.com
    linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram